Cuando nos vamos de vacaciones, generalmente dejamos nuestra casa vacía por un tiempo para que podamos disfrutar un rato agradable y descansemos de la rutina diaria. Teniendo nuestra segunda casa, procedemos a dirigirnos a ella, después de estar un largo tiempo sin ser ocupada. Cuando introducimos la llave nos damos cuenta de que esta no funciona, y que hay gente habitándola. A estos se le llaman los okupa.

Estas son bandas delictivas o personas que se introducen ilegalmente a las viviendas y toman posesión de esta y la hacen propia, ya que cambian la cerradura para que cuando el dueño regrese no pueda entrar. Este es un delito que se comete muchas veces, sobre todo en las segundas viviendas, por lo que para esto tenemos que tomar medidas preventivas.

  • Las apariencias engañan

En caso de que tengamos una casa solamente para vacacionar, tenemos que hacer que esta parezca lo más habitada posible. Siempre tenemos que recoger las cartas que dejan en el buzón, las plantas que tengamos en el jardín no las podemos dejar descuidar ya que mientras más signos de descuido, las bandas o los ladrones estarán seguros de que esa casa se puede ocupar y estos lo intentarán.

Otras formas de mantener a los delincuentes engañados es tener ropa en el tendedero, además de que en las noches las luces deben estar encendida ya que si está oscura los amigos de lo ajeno pueden sacar provecho de la oscuridad.

Podemos contratar a un cerrajero profesional para que nos instale sensores o persianas automáticas, para que en una hora específica del día estas se cierren, mostrando así que hay “gente” en casa.

También, es buena idea decirle a los vecinos que vamos a estar fuera de la casa, y que ellos le hagan visitas regulares para que se vea que hay alguien que tiene interés en la casa y que no está completamente sola.

  • Dispositivos de seguridad

En este caso, podemos hablar de los distintos sistemas de seguridad que nos ayuden a proteger nuestra vivienda. Tenemos primero las llamadas alarmas de seguridad.

Este tipo de sistema se conecta en casa, junto con diversos detectores para poder determinar la presencia de algún intruso y si esta se dispara poder avisar tempranamente a los organismos de seguridad para que puedan acudir a la vivienda mientras el robo o la ocupación esté ocurriendo.

Tener este tipo de seguridad es excelente porque algunas de ellas pueden ser controladas mediante aplicaciones en nuestros Smartphones, por lo que estamos pendientes todo el tiempo. Si esta cuenta con una conexión de cámaras IP entonces podemos observar lo que pasa en tiempo real, lo que nos ayuda en cuanto al tiempo de detección y acción.

  • Instalación de cerraduras

Otra de las maneras de evitar que estos delincuentes entren a tu casa es a través del cambio de cerradura. Si sabemos que tenemos una cerradura que no cuenta con una buena resistencia física, podemos llamar a un cerrajero y pedir que se cambie por una de mejor tecnología así como las biométricas, e instale un escudo de seguridad para esta.